Jorge Ramos denuncia hispanos 'totalmente identificados' con EE.UU.

En una entrevista reciente con el medio español El Intermedio, el presentador de Univisión Jorge Ramos habló con completa candidez de su desdén por el segmento numeroso de latinos estadounidenses que votan por republicanos, incluyendo por Donald Trump.

Cuando el corresponsal Guillermo Fesser de El Intermedio le preguntó a Ramos que como era posible que los republicanos capturaron, de manera consistente, aproximadamente una tercera parte del voto latino (y mucho más que eso en un estado pendular de importancia crítica, como lo es la Florida), Ramos respondió con franqueza que estos son los votantes latinos (evidentemente no como él o los demás electores demócratas) que "se identifican totalmente con los Estados Unidos" y que tienen valores sociales conservadores que se alinean más con el Partido Republicano.

 

JORGE RAMOS, PRESENTADOR, NOTICIERO UNIVISIÓN: Hay gente que se siente totalmente identificada con este país, que cree las mismas cosas que Donald Trump. Si tu votas por alguien, te pareces en parte a eso. Y luego también que, entre los latinos, hay valores muy conservadores que son compartidos con el Partido Republicano, el partido del presidente Trump. La cuestión religiosa, la importancia de la familia, el tema del aborto. Eso explica en parte por qué uno de cada tres hispanos vota por Trump y es tan conservador.

Esta declaración parece ser la versión del 2018 de sus expresiones ínfames hechas justo después de la elección de Donald Trump, en las cuales denunció que los hispanos que votaron por Trump “olvidaron sus orígenes.” Esa fue precisamente su explicación entonces, según compartió con la periodista Carmen Aristegui:

CARMEN ARISTEGUI: ¿Cómo explicar...bueno, todo, pero cómo explicar el tema del voto latino? Algo contranatura, algo absurdo, algo que no se entiende, al menos que tengas alguna idea que pueda ayudar a comprender lo que no es fácil.

JORGE RAMOS: Sí. No sé que números estás viendo, Carmen. Yo he oído, pero falta todavía, que el número pudo haber llegado cerca al 30 por ciento.

ARISTEGUI: Ufff.

RAMOS: Esto a mí me sorprende mucho porque Romney, con el 27 por ciento, perdió hace 4 años. La única forma de explicarlo son inmigrantes o hijos de inmigrantes que se olvidaron de sus orígenes, y luego, también hay que ser muy honestos aquí.

Si “olvidaste tus orígenes” en 2016, entonces se cae de la mata que te sentirías “totalmente identificado con este país” (de paso, el país en el cual vives y trabajas y crías a tus hijos) en 2018, según el raciocinio de Ramos.

Como revela la transcripción de la entrevista en El Intermedio, Ramos muestra su desdén por conservadores hispanos al catalogarlo de “inexplicable”, como si fuese imposible creer que existe un número de hispanos, mucho menos el 29%, que colocarían sus prioridades e intereses individuales por encima de las políticas raciales y de identidad predilectas de Ramos.

Esta cantaleta de Ramos no es nueva. En una etapa más temprana de la campaña presidencial del 2016, Ramos acusó a los senadores Ted Cruz y Marco Rubio de traición a la raza, y después celebró sus respectivas derrotas ante Donald Trump en la primaria presidencial republicana. Ramos también dio espacio a la extesorera de los Estados Unidos Rosario Marín para sugerir que la postura sobre inmigración de Jeb Bush lo hacía “más latino” que Cruz o Rubio, y no se lo cuestionó. También tuvo la temeridad de preguntarle a Beto O’Rourke si Ted Cruz había traicionado a “latinos como él”.

La queja de Ramos más adelante en su entrevista con El Intermedio, con respecto a la supuesta falta de “representación proporcional” de latinos en el senado de los Estados Unidos, también refleja un doble discurso. No puedes chillar por tener “solo cuatro” de cien senadores, después de haber tachado a dos de ellos de traidores a la raza.

Como MRC Latino ha observado previamente, Ramos es culpable de recurrir a la misma lógica fea y racista que líderes del nacionalismo blanco como Jared Taylor. Pero la realidad es que Ramos ni siquiera se cree su propia lógica. A fin de cuentas, no cabe duda de que Ramos preferiría ser representado en el senado de los Estados Unidos por más Bernie Sanders y Elizabeth Warrens que por más Ted Cruces y Marco Rubios.

Observen, también, la manera en que Ramos tacha a los conservadores sociales hispanos (vean bien la línea de que te conviertes en aquello por lo cuál votas). La “cuestión religiosa”, como lo describe Ramos, relativo a temas como el aborto y la libertad religiosa, es un tema serio para millones de hispanos a lo largo de la nación. Y en su reduccionismo craso, Ramos obvia a los conservadores económicos quienes, en muchos casos, no quieren ver a los Estados Unidos convertirse en aquello que dejaron atrás en sus países de origen. Para Ramos, quien por largos años ha vivido en Miami, esto no debería de ser un misterio.

Una vez más, lo que es mala noticia para Ramos es buena noticia para los conservadores del país. En 2018, muchos hispanos desafiaron los deseos de Ramos y votaron por republicanos, especialmente en estados pendulares críticos como la Florida donde, según Pew Research, los vencedores republicanos Rick Scott y Ron DeSantis ganaron 45 y 44 por ciento del voto hispano, respectivamente.

A continuación la transcripción de la mencionada entrevista de Ramos con El Intermedio, en su totalidad.

GUILLERMO FESSER, CORRESPONSAL DE LOS ESTADOS UNIDOS, EL INTERMEDIO: Hola, humanos. Univisión Noticias, Jorge Ramos, Jorge Ramos, Univisión Noticias que tanto monta monta tanto- la voz en español que informa en los Estados Unidos.

JORGE RAMOS, PRESENTADOR, UNIVISIÓN: Un placer estar aquí contigo.

FESSER: Han pasado dos años.

RAMOS: Sí.

FESSER: ¿Donde estábamos hace dos años, los que hablamos español, los latinos, los hispanos, como nos quieran llamar, y dónde estamos ahora? ¿Qué ha pasado con la trituradora Trump, es decir, qué daño? ¿Qué ha ocurrido aquí?

RAMOS: Ha sido, ha sido, desde el punto de vista de las minorías y de los latinos, un viaje terrible. La economía va muy bien. O sea, los niveles de desempleo en los Estados Unidos de todos los grupos incluyendo los latinos son los más bajos en años. En algunos casos, los más bajos de la historia. Esto es lo positivo. Lo negativo es que por todos lados nos están golpeando. O sea, Donald Trump nos llama criminales y violadores, a todos. Hay nuevas leyes para tratar de deportar cada vez a más personas. Todo el que viene de afuera corre el peligro de, a pesar de solicitar asilo político de, de ser rechazado. Hay constantes ataques en las redes sociales, y en persona, a miembros de minorías hasta, hasta un grado tal en que uno se siente que este no es tu país. Hay el peligro para muchas familias que son familias mixtas, es decir, de personas que son ciudadanas y que son indocumentadas, de no saber si los papás van a poder llegar a la casa porque pueden ser deportados. Hay un clima antiinmigrante como yo nunca lo había visto en los pasados 35 años desde que estoy aquí.

FESSER: ¿Cómo ves tú la marcha esta de terribles criminales que vienen desde Honduras y de Guatemala? Criminales terribles con, que son madres con bebés y tal porque el

RAMOS: Acabó, acabo de venir de ahí. Y, ¿qué son? Son en su mayoría centroamericanos, sobre todo de Honduras. Cerca de 7,000 que salieron originalmente, aproximadamente 2,500 niños que según la UNICEF, lo único que están solicitando es refugio político. Quieren ser asilados políticos en los Estados Unidos. La ley internacional y la de los Estados Unidos lo permite pero Donald Trump los está presentando como criminales...llenos de enfermedades...como una amenaza para la seguridad nacional. En la frontera entre México y los Estados Unidos hay una presencia militar mucho más numerosa que la presencia de los Estados Unidos en Irak o en Siria. Entonces, esta es la amenaza que le está vendiendo, exactamente, Donald Trump a los estadounidenses. Está diciendo, “nos están invadiendo.” En un país donde de 320 millones de habitantes, 5,000 o 4,000 ó 7,000

FESSER: La inmigración no es un problema en Estados Unidos actualmente , ¿no?

RAMOS: No es.

FESSER: La economía que hay, y sabiendo que si tu vas a un restaurante el que está sirviéndote la sopa es mexicano, si vas a un campo el que está recogiendo las remolachas es mexicano, si vas a un jardín el que está cortando la yerba es mexicano. Si quitamos a los mexicanos de este país, es como cuando los españoles expulsamos a los, primero a los judíos, y luego a los árabes, y nos quedamos en los campos relevantes sin nadie que recogiera nada.           

RAMOS: Es un problema. Hay una revolución demográfica en los Estados Unidos, y los latinos ahora somos 60 millones, cuando yo llegué a este país en el ‘83 éramos 15 millones, y dentro de 30 años seremos más de 100 millones. Uno de cada tres en los Estados Unidos va a ser hispano. Va a ser como nosotros. Muy bien. El problema es que no hemos acabado de pasar de los grandes números al poder. No tenemos poder político. Somos cerca del 20% de la población, pero hay sólo cuatro senadores. Cuatro de 100. Y 29% de los latinos votaron por Donald Trump. Eso es inexplicable para muchos. Hay

FESSER: Y, ¿cuál es la explicación, para pocos?

RAMOS: La explicación es que hay gente que se siente totalmente identificada con este país, que cree las mismas cosas que Donald Trump. Si tu votas por alguien, te pareces en parte a eso. Y luego también que, entre los latinos, hay valores muy conservadores que son compartidos con el Partido Republicano, el partido del presidente Trump. La cuestión religiosa, la importancia de la familia, el tema del aborto. Eso explica en parte por qué uno de cada tres hispanos vota por Trump y es tan conservador.

FESSER: Lo último de Donald Trump es que la gente que nace en Estados Unidos, automáticamente, por la Constitución, se convierten en ciudadanos de Estados Unidos. Pero Donald Trump dice ahora, quizá también para evitar los latinos que según él vienen aquí a parir, porque se ve que todo el mundo está interesados en ser americano de mayor, nadie quiere vivir en su casa, vienen voluntariamente, ahora también quiere quitar el derecho a que un ser humano que nazca aquí pueda ser considerado y tener todos los derechos.

RAMOS: Donald Trump es un presidente antiinmigrante, en contra no nada más de los que son distintos a él y los que suenan distintos a él, sino de los que vienen de afuera. Y está reflejando la terrible ansiedad de los blancos de este país, que en el 2044, todos en este país vamos a ser minorías...los blancos, los latinos, los asiáticos, los afroamericanos. Todos. Y ese es el gran temor que está representando Donald Trump. Es decir, Trump le está diciendo a los blancos, “somos cada vez menos, pero no se preocupen que yo me voy a encargar de que los blancos sigan siendo mayoría en este país.”

FESSER: Volvemos a la inmigración. Has venido de ver la caravana esta de tanto humano desesperado

RAMOS: Sí.

FESSER: porque al final estamos en la época de la desesperación. Tú, ¿que crees que va a pasar? El ejército, ¿qué va a hacer? O sea que, ¿tú cómo ves, cómo te imaginas tú en, en la mesa de noticias de Univisión, qué vas a contar? ¿Qué está pasando, eh?

RAMOS: Fíjate que, al final, si tengo que apostar por la idea de Trump o por la idea de los inmigrantes, siempre ganan los inmigrantes. Trump va a volver a perder. Porque lo que van a hacer estos 7,000, que viene una segunda y una tercer caravana y una...y habrá una cuarta y quinta y diez caravanas más...lo que pasa es que llegan a la frontera y hay...el miedo y el hambre es mucho mayor que Donald Trump. Y entonces, van a llegar a la frontera, se la han jugado todo. O sea, se lo han jugado todo porque lo han perdido todo. Y entonces, sencillamente, no regresan. Se quedan en la frontera con México, van pasando poco a poco, en goteo, uno a otro piden asilo político y luego se quedan aquí. Yo creo que yo haría lo mismo. O sea, si yo viviera en Tegucigalpa, o San Pedro Sula, y mi hijo adolescente pudiera ser reclutado por las pandillas, por las maras, o mi hija podría ser violada si no acepta las condiciones de, de la pandilla, entonces, ¿qué haría yo? Yo creo que yo me iría.

FESSER: Elecciones

RAMOS: Sí

FESSER: Estados Unidos, dos años de Trump. Hemos hablado del agobio, del desastre, la trituradora esta que está demoliendo tantas cosas. Pero hay algo positivo que podamos, ¿hay alguna cosa buena que digamos, “hombre, como reacción resulta que hay una señora molesta en Wyoming que” ¿Hay algo? ¿Hay algo?

RAMOS: Hay, hay cosas maravillosas. Hay una, hay toda una corriente en los Estados Unidos que ha surgido como oposición a Donald Trump pero que están haciendo cosas maravillosas. Están los Dreamers, que son estos chicos que llegaron indocumentados aquí, que se han organizado de formas maravillosas, que se meten a las oficinas de los senadores y los congresistas. No los dejan comer en los restaurantes y a donde van, los molestan.

FESSER: Hacen los escraches famosos.

RAMOS: Hasta que cambien las leyes de inmigración. Vivimos aquí a 40 minutos de la escuela de Parkland, en la Florida, donde hace unos meses asesinaron a 17 estudiantes y profesores. Estos jovencitos

FESSER: Qué impresionante.

RAMOS: de escuela preparatoria están cambiando las leyes en los Estados Unidos para el uso de armas. Hay un movimiento “Me Too” muy fuerte, de mujeres, sobre todo jóvenes, que está cambiando el balance de poder que hay dentro de todas las compañías y dentro del gobierno, así que veo cosas muy positivas aquí. Yo sigo siendo un tipo muy optimista con mucha esperanza.     

FESSER: Pues con eso nos despedimos. Hay elecciones. Salga quien salga, hay esperanza en los humanos. Nos vamos. Muchísimas gracias, Jorge Ramos.

RAMOS: Humanos, ¿así los saludas?

FESSER: Sí. Adiós.

RAMOS: Hasta luego, gracias.  


Please support MRC Latino today! [a 501(c)(3) non-profit production of the Media Research Center]

DONATE

Or, book travel through MRC’s Travel Discounts Program! MRC receives a rebate for each booking when you use our special codes.

BOOK NOW
MRC Latino 2018 Congressional America with Jorge Ramos Univision Journalistic Issues Government & Press Jorge Ramos Ted Cruz Marco Rubio Jeb Bush Donald Trump Rick Scott