COLUMN: U.S. Latinos Never Had It So Good

If we add all who qualify as having a Hispanic or a Latino origin in the United States, the only country possessing a larger Spanish-speaking population is Mexico. With more than 120 million inhabitants, Mexico roughly doubles the 60-million individuals for whom Spanish is the native tongue who reside in the United States.

The United States is a magnet for people around the world. Latinos, like others, hear the true stories of the American economic system from friends and relatives who emigrated here. It is not easy to succeed, but during periods of more rapid expansion, like the one we have been living in these first years of the Trump administration, most find opportunities to progress.

But the higher growth and more stable economy that exists in the United States is only possible thanks to a framework of laws and institutions lacking elsewhere. Latinos have a worse track record when it comes to institution building. More on this below.

How are Hispanics and Latinos doing in the United States? Extremely well. Especially when compared with the incomes and opportunities in their native countries. In the United States they are still behind the average earner. As they are the largest immigration group, there are many newcomers in their group, and they are seldom as productive as those who have been here longer.

In 2017, approximately 440,000 Latinos (from Latin America and the Caribbean Latin countries) became U.S. legal residents. That is almost five times the number of those who came from Europe. I have written about immigration before in this column. So I will not address the current debates here, but putting aside the cases of legitimate asylum seekers, my views can be summarized as: “Immigration by invitation not by invasion.”

A recent study about how Latino incomes recovered after the recession released by the Pew Research Center concluded that “longer-tenured immigrants earn more than the typical immigrant, and their rising share gave a sizable boost to the average income of foreign-born Latinos. U.S.-born Latino workers – younger and less educated than U.S.-born workers overall – experienced greater losses in the recession and are left wanting in the economic recovery, despite recent gains.” The above is pure logic, the longer you stay in a place, the better you can learn the needs of customers and employers, the jobs that better adapt to your talents, and acquire the language and other skills necessary for being more productive.

For those who are over 16-years old, and excluding the Latinos in the Armed Forces, the unemployment rate stands at 4.7 %, which is lower than in 90% of all Latin American countries. Only Mexico (3.3%), Guatemala (2.8%), Ecuador (4.6%) and Peru (4.5%) have lower unemployment, but with much higher levels of informal or extra-legal work, and with much lower salaries. The last report of the International Labor Organization, released this past December, shows that the conditions for laborers improved in most Latin American countries, but still not enough to compensate for the attractiveness of coming to the United States.

I estimate that the income per capita of Latinos in the United States is approximately 30% lower than the general population. This still puts them at par with the Spanish-speaking country, Spain, with the higher income per capita (38K per year). As an economy, the GDP produced by Latinos in the United States would be larger than that of Spain, and similar to that of Brazil, which has a population more than three times as large as those of Latinos in the United States.

Economics, however, is not all. In addition to lower incomes and employment opportunities most Latin Americans have to suffer under governments which have very weak rule of law. Central American countries and México rank among the worst. So it is no wonder that most Latinos who want to immigrate here come from those nations. According to the 2019 Index of the World Justice Project the average rule of law score in Central America and México is 48 out 100, which compares with the United States at 71.

Weak rule of law breeds corruption and insecurity in private property, contracts, and investments. In many countries, like Argentina and Venezuela, it also brings monetary instability. All these factors create havoc and prevent the growth of small entrepreneurs. Not to mention the many social ills that result from bad "laws" and poorly enforced laws.

In a recent piece by Diego Sánchez de la Cruz in libremercado.com (Spain), he highlighted the great improvement of “Hispanos” under Trump, and not just among the poor: “from 2011 to 2017, the proportion of families in that group that earned over $200,000 per year doubled.” Not all is rosy, however, in the United States.

Part of the fast improvements for Latinos under the Trump economy has to do with the construction sector. Low interest rates and lower taxes have helped this sector and others. But as key administration officials have acknowledged, government spending is still too high. A potential bi-partisan plan in infrastructure, with $2 trillion in play, may give another boost to Latinos in the workplace. It all sounds great until the bills come due.

There are many outstanding economists in the Trump administration, and they have the responsibility of keeping the economy on a sound footing, from which all of us, not only Latinos profit. We have Larry Kudlow at President Trump’s side; Kevin Hassett is Chair of the Council of Economic Advisors; David Malpass at the World Bank; Adam Lerrick as key counselor in the Treasury; Mark Calabria in Housing; and Diana Furchtgott-Roth in Transportation.

The list is extensive and hardly exhausted. They all have their differences, but most have a bias towards supply-side economics, which trusts the creative power of free people in a free economy. But good supply siders also know that they need to avoid the trap of deficit spending and top-down government planning and monetary manipulation. If spending is not reduced, there is no alternative but to increase taxes, borrowing (higher interest rates), or printing money. Not good.

A stable growing economy goes hand in hand with the rule of law. They are the magnets that makes the United States if not the best, by far one of the best places for Latinos to call home.

NOTE: This column originally appeared in Forbes.

Column MRC Latino Immigration
COLUMNA: Latinos en Estados Unidos: jamás nos ha ido tan bien

Si sumamos a todos los que tienen un origen hispano o latino en los Estados Unidos, el único país con una población latina más grande es México. Con más de 120 millones de habitantes, México tiene aproximadamente el doble de latinos que los Estados Unidos (60 millones). Los Estados Unidos son un imán para personas de todo el mundo. Los latinos, como otros, aprenden de la realidad económica a través de los relatos de amigos y parientes que emigraron aquí. No es fácil tener éxito, pero durante los períodos de expansión económica más rápida, como la que hemos estado viviendo en los primeros años de la administración Trump, la mayoría encuentra oportunidades de progresar.

Pero el mayor crecimiento y la economía más estable que existen en los Estados Unidos son posibles sólo gracias a una estructura de derecho e instituciones que escasean en muchos otros lugares. La mayoría de los latinos han vivido con instituciones mucho más débiles, pero hablaré más de esto después.

¿Cómo les va a los hispanos y latinos en los Estados Unidos? Muy bien—sobre todo en comparación con los salarios y oportunidades en sus países de origen. En los Estados Unidos están todavía por debajo del promedio general de ingresos. Dado que son el grupo más grande de inmigrantes, hay muchos recién llegados en el grupo, y éstos no son casi nunca tan productivos como los que han estado desde mucho tiempo. En 2017 aproximadamente 440,000 latinos (de América latina y los países latinos del Caribe) se hicieron residentes legales de los Estados Unidos. Eso es casi cinco veces más que el número de los que llegaron de Europa. He escrito antes sobre inmigración pero no es el punto central de este artículo, pero aparte de los solicitantes legítimos de asilo, mi punto de vista se puede resumir como “inmigración por invitación, no por invasión.”

Un estudio reciente del Pew Research Center sobre la recuperación de los ingresos de los latinos después de la recesión concluyó que “los inmigrantes que llegaron hace más tiempo ganan más que los inmigrantes típicos, y, como representan una proporción creciente, incrementan bastante el promedio de ingresos” de los inmigrantes. Esto es pura lógica—cuanto más tiempo uno está en un lugar, mayor conocimiento tendrá de las necesidades de los clientes y empleadores, el trabajo que se adapta mejor a sus talentos, y demás.

Para los que tienen más de 16 años, y excluyendo a  los latinos en las fuerzas armadas, la tasa de desempleo está en 4,7%, más bajo que en 90% de los países latinoamericanos. Sólo México (3,3%), Guatemala (2,8%), Ecuador (4,6%) y Peru (4,5%) tienen desempleo más bajo, pero estos países tienen niveles mucho más altos de trabajo informal o extralegal, y salarios mucho más bajos. El informe más reciente de la Organización Internacional del Trabajo, publicado en diciembre del año pasado, muestra que las condiciones de los trabajadores mejoraron en la mayoría de los países latinoamericanos, aunque todavía no suficiente para compensar lo atractivo de ir a los Estados Unidos.

Calculo que la renta per cápita de los latinos en los Estados Unidos está aproximadamente 30% más bajo que la de la población general. Esto los pone a la par con el país hispano con la renta per cápita más alta (España, con $38.000 al año). Si fuera una economía independiente, el PIB producido por los latinos en los Estados Unidos sería más grande que el de España, y similar al de Brasil, cuya población es más de tres veces la de los latinos en los Estados Unidos.

Pero la economía no es todo. Además de ingresos más bajos y oportunidades de trabajo más escasas, la mayoría de los latinoamericanos tienen que sufrir bajo gobiernos con instituciones y marcos jurídicos que dejan mucho que desear. México y los países de América Central están clasificados entre los que tienen un peor “estado de derecho”. No es de extrañar que la mayoría de los latinos que quieren inmigrar aquí vienen de estos países. Según el Rule of Law Index del World Justice Project (índice del imperio de la ley de 2019 del Proyecto de Justicia Mundial), el promedio de la tasa del imperio de la ley en América Central y México es 48 de 100, que contrasta con 71 para los Estados Unidos.

Estos marcos jurídicos débiles engendran corrupción e incrementan la inseguridad en la propiedad privada, los contratos y las inversiones. En muchos países, como Argentina y Venezuela, la inestabilidad monetaria exacerba los problemas. Todos estos factores crean estragos y estorban el crecimiento de los pequeños empresarios. Las leyes malas o mal aplicadas causan también un sinfín de males sociales.

Diego Sánchez de la Cruz, en un artículo reciente en libremercado.com (España), enfatizó los grandes avances de los “hispanos” bajo Trump, y no sólo entre los pobres: “El número de familias de dicho colectivo que ganan más de 200.000 dólares al año se ha duplicado desde 2011 a 2017.” No todo, sin embargo, es favorable en los Estados Unidos. Una parte de los avances rápidos de los latinos en la economía de Trump es el sector de la construcción. Tasas bajas de interés e impuestos más bajos han ayudado a este sector y a otros. Pero, como han reconocido oficiales importantes de la administración, los gastos públicos son todavía demasiado altos. Un plan potencial bipartidista de infraestructura, con un valor de más de 2 trillones de dólares, podría ser otro estímulo de trabajo para los latinos. Todo suena magnífico hasta el momento de pagar las cuentas.

Hay varios economistas destacados en la administración Trump, y ellos tienen la responsabilidad de mantener la economía en el buen camino. Esto nos beneficia a todos, no sólo a los latinos. Vemos a Larry Kudlow al lado de Trump; Kevin Hassett es presidente del Consejo de Asesores Económicos, aunque recientemente anunció su pronto retiro; David Malpass está como presidente del Banco Mundial; Adam Lerrick es consejero importante en el Departamento del Tesoro; Mark Calabria está en el Departamento de Vivienda; y Diana Furchtgott-Roth está en el Departamento de Transportación. Esta lista es larga pero no exhaustiva. Todos tienen sus diferencias, pero la mayoría tiende hacia la economía de la oferta, que confía en el poder creativo de personas libres en una economía libre. El presidente Trump anunció que el paladín de esta escuela, Arthur Laffer, recibirá la Medalla Presidencial de la Libertad. Pero los buenos promotores de la economía de la oferta saben también que deben evitar la trampa del alto gasto deficitario, la planificación central por parte del gobierno y la manipulación monetaria. Si los gastos no se reducen, no hay más remedio que aumentar los impuestos, endeudarse aún más (tasas de interés más altas) o imprimir dinero. Nada muy sano.

Una economía estable y creciente va de la mano con el imperio de la ley. Éstos son los imanes que hacen que los Estados Unidos sean para los latinos el mejor lugar, o al menos uno de los mejores, para vivir.

NOTA: Esta columna se publicó originalmente en la revista Forbes.

Alejandro Chafuen, Managing Director, International, Acton Institute

Alejandro Chafuen's picture


Sponsored Links