Telemundo anchor María Celeste Arrarás is at it again, unleashing an unhinged editorial rant targeted at U.S. Senator Marco Rubio that is laden with fallacies, inconsistencies and outright smears in furtherance of the gun control agenda so prevalent in our domestic Spanish-language news media.


Mientras los medios liberales siguen obsesionados sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, un informe de Telemundo levanta otro tipo de bandera roja: la posibilidad de que funcionarios del gobierno mexicano y los activistas liberales en los Estados Unidos estén trabajando al unísono en su oposición a políticas de inmigración de la administración de Trump.


While the liberal media remains obsessed over alleged Russian interference in the 2016 U.S. presidential election, a report on Telemundo raises another kind of red flag: the prospect that Mexican government officials and liberal activists in the United States are working together in their opposition to Trump administration immigration policies.


Érase una vez cuando Telemundo buscó llenar un vacío en el mercado al tomar un enfoque dirigido a las noticias, pero tal parece que la cadena está dejando ese enfoque a un lado para dedicarse a la cobertura viciada, especialmente cuando de inmigración se trata.


Carmen Yulín Cruz, la radical y separatista alcaldesa de San Juan, Puerto Rico, aprovechó al máximo la invitación extendida por la senadora Kirsten Gillibrand (D-NY) para viajar a Washington y presenciar el discurso del Estado de la Unión del presidente Donald Trump. Al salir, deja atrás una madeja de hipocresías, y nos vuelve a recordar que la prensa falló en escudriñar a su nueva querendona anti-Trump.


Carmen Yulín Cruz, the radical separatist mayor of San Juan, Puerto Rico, made the most of her visit to President Trump's State of the Union speech as a guest of Senator Kirsten Gillibrand (D-NY). In her wake, she leaves behind some rank hypocrisy and yet another reminder that the media failed to vet its newest anti-Trump darling.


Parece que la estrella de Telemundo, Rodner Figueroa, no aprendió su lección de 2015, cuando fue despedido de su posición en Univisión tras proclamar en el aire, que la entonces primera dama Michelle Obama, parecía un personaje de "El planeta de los simios".


Parece que la estrella de Telemundo, Rodner Figueroa, no aprendió su lección de 2015, cuando fue despedido de su posición en Univisión tras proclamar en el aire, que la entonces primera dama Michelle Obama, parecía un personaje de "El planeta de los simios".


It seems like Telemundo star Rodner Figueroa has not learned his lesson from 2015, when he was fired from his perch at Univision after saying on the air that then First Lady Michelle Obama looked like a character out of “Planet of the Apes.”


Fue hace poco más de un año, ya en el ocaso de la presidencia de Barack Obama, cuando las cadenas hispanoparlantes principales del país anunciaron con bombos y platillos la conmutación de la sentencia en prisión federal del terrorista convicto de las FALN Oscar Lopez Rivera. Pero hemos oído muy poco con respecto a sus actividades luego de ser excarcelado.


Se sabe que un mal perenne del periodismo es la tendencia a exagerar la nota, sobre todo al presentar cuán “mal” están las cosas. En el caso de Telemundo, esta inclinación también incluye caracterizaciones altamente cuestionables e irresponsables, como sucedió durante su cobertura del primero año de la presidencia de Donald Trump.


As the sun set on Barack Obama's presidency a little over a year ago, the nation's leading Spanish-language networks breathlessly announced his commutation of convicted FALN terrorist Oscar López Rivera's federal prison sentence. However, we've heard very little regarding his activities since securing his freedom.