MRC Latino Staff

MRC Latino Staff


Latest from MRC Latino Staff

La "Marcha LGBT por la Unidad" de este año dio a Univisión otra oportunidad para identificarse plenamente con la agenda de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgeneros) y al mismo tiempo atacar al presidente Trump y al vicepresidente Pence.
 


La "Marcha LGBT por la Unidad" de este año dio a Univisión otra oportunidad para identificarse plenamente con la agenda de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgeneros) y al mismo tiempo atacar al presidente Trump y al vicepresidente Pence.


This year’s ‘LGBT March for Unity’ gave Univision another opportunity to identify itself fully with the LGBT agenda, and pummel President Trump and Vice President Pence at the same time.


el presentador de noticias de Univisión Jorge Ramos sigue lanzando un torrente de improperios y descripciones apocalípticas del presidente Trump sus políticas.


Univision senior news anchor Jorge Ramos continues to launch new streams of invectives and apocalyptic characterizations of the American President and his policies. President Trump’s decision to withdraw the United States from the Paris climate accord is the latest hook for Ramos to tear into Trump. 


Al retirar sus patrocinios, Univisión y otros patrocinadores corporativos tradicionales del Desfile Puertorriqueño de Nueva York escucharon la voz de la abrumadora mayoría de sus audiencias y consumidores, dijo el Centro de Investigación Mediática (MRC, por sus siglas en inglés), el principal organismo de vigilancia de los medios de comunicación de los Estados Unidos.


La  única marca de yihad periodística por la cual Jorge Ramos aboga cuando informa sobre el gobierno de Trump es tan extrema que el presentador de Univisión incluso causó la irritación de otras figuras de los medios de comunicación con las que interactúa, como Brian Stelter de CNN y Katy Tur de NBC.


The unique brand of journalistic jihad that Jorge Ramos espouses in covering the Trump administration is so extreme that the Univision anchorman now even raises the hackles of other top national media figures he interacts with, such as CNN’s Brian Stelter and NBC’s Katy Tur. 


RESTON, VIRGINIA — El viernes por la mañana, el presidente del Centro de Investigación Mediática (MRC, por sus siglas en inglés) Brent Bozell y el director de MRC Latino, Ken Oliver Méndez, hicieron las siguientes declaraciones con motivo del premio Walter Cronkite para Excelencia en el Periodismo Político, otorgado hoy en el Club Nacional de la Prensa al presentador de Univisión y Fusion, Jorge Ramos.


Ya es oficial. El presidente Donald Trump tiene un campeón certificado de peso pesado en una de las áreas mediáticas que le ha mostrado la mayor hostilidad: la televisión de habla hispana en Estados Unidos.


It's official. President Trump has a certifiable heavyweight champion in one of the national media segments that has been most hostile to him: U.S. Spanish-language television.


Chalk up another doozy for fake news at Univision. It turns out that while anchor Jorge Ramos was out visiting with Klansmen to hype his ‘Hate Rising’ narrative in advance of last year’s election, the nation’s historic premier hate group was actually in the midst of a massive collapse in membership.


Anoten otro error en la columna de noticias falsas en Univisión. Resulta que mientras el presentador Jorge Ramos visitaba a miembros del Ku Klux Klan para promover el relato de su documental "Sembrando odio" en anticipación a las elecciones del año pasado, el principal grupo histórico de intolerancia racial en la nación se encontraba en realidad en medio de un derrumbe masivo de su membresía.
 


Debería reconocerse que hay una diferencia sustancial y notoria entre alguien que se opone a la inmigración -- una persona a quien de manera concebible y legítima podría clasificarse de "antiinmigrante" --y alguien que es partidario de la inmigración legal al país pero se opone a la inmigración ilegal, a quien claramente no se aplica la etiqueta amplia de "antiinmigrante" y que hacerlo constituye, en efecto, una difamación crudamente errónea.


It should be recognized that there is a substantial, noteworthy difference between someone who is opposed to immigration – a person who can conceivably and legitimately be labelled as “anti-immigrant” – and someone who favors legal immigration into the country but is opposed to illegal immigration, for whom the all-encompassing “anti-immigrant’ label clearly does not apply and constitutes, in fact, a grossly inaccurate smear.


Para coronar su cobertura de la elección presidencial estadounidense de 2016, el presentador Jorge Ramos de Univisión y Fusion condujo un documental titulado "Sembrando odio" (“Hate Rising” en la versión en inglés), dirigido a destacar la premisa central del relato de su cobertura electoral: que Donald Trump representaba una amenaza racista, impulsada por el odio, de proporciones virtualmente hitlerianas, hacia la población latina e inmigrante de Estados Unidos.


Para Jorge Ramos el imperativo moral más grande de su vida evidentemente es frustrar la aplicación de las leyes de inmigración de Estados Unidos.


For Jorge Ramos, evidently the greatest moral imperative in his life is to thwart the enforcement of U.S. immigration law. What else can explain the decision of the self-professed former Catholic, agnostic senior news anchor of Univision to use the fleeting seconds of his only encounter to date with Pope Francis to plead on behalf of 'the immigrants who Trump wants to deport'?


To cap off his coverage of the 2016 presidential election cycle, Univision and Fusion anchor Jorge Ramos hosted a documentary, titled “Hate Rising”, designed to hammer home the central narrative of his election coverage: that Donald Trump represents a racist, hate-driven threat of virtually Hitlerian proportions to the Latino and immigrant population of the United States.


En lo que pareció ser el mitin por Hillary Clinton más grande realizado hasta ahora de la campaña presidencial, Univisión y su cadena hermana en inglés Fusion volvieron a apoyar abiertamente a su candidata predilecta. Lo hicieron con un evento para promover el voto que fue televisado durante tres horas.  El mitin, con una concurrencia estimada de 15.000 personas (aunque es posible que algunos no fuesen ciudadanos y por eso no pueden votar), se realizó bajo el lema “Rise Up” (“Levántate”) en el lado de San Diego de la frontera entre Estados Unidos y México.